El contenido es el rey

En muchas ocasiones se tiene la errónea percepción de que el diseño se trata de “poner bonitas las cosas”.

Nada más lejos de la realidad. En el diseño, ya sea para terminar siendo impreso o para presentarlo en un pantalla, el contenido es el rey.

Todo en un buen diseño debe ir alrededor del contenido que debe mostrar con el único objetivo de ayudar a su comprensión y de que su visualización sea óptima.

Pongámonos en situación, ¿en una página web que es lo realmente importante? Sin duda que el usuario encuentre lo que está buscando de manera inmediata, que reconozca fácil y rápidamente la temática de la web que está visitando y que asocie fácilmente las imágenes, colores, etc. al sector correspondiente a la web.

Así que seamos claros, de nada sirve una página web muy efectista, llamativa, con videos de fondo e imágenes enormes si luego no es capaz de comunicar adecuadamente su mensaje, si nuestro posible nuevo cliente la está visitando y no puede identificar aquello que anda buscando de manera rápida y clara.

¿Como conseguimos esto? Vas a necesitar un contenido adecuado, unos textos bien redactados y unas imágenes cuidadosamente seleccionadas. Una vez tengas todo esto vas a necesitar un diseñador que lo ponga todo en común, estructurando bien tu web y priorizando en todo momento el contenido.

Una vez estructurado el contenido habrá llegado el momento de “ponerlo bonito”.

Si cambiamos de producto y nos vamos al diseño impreso, nos damos cuenta de que pasa exactamente lo mismo, el contenido debe marcar la linea de diseño que debemos seguir.

Un ejemplo muy claro sería comparar el diseño de un catálogo de productos con el de una novela. Aquí podemos ver como el diseño de estos dos tipos de producto es radicalmente diferente y está 100% adecuado a su contenido.

Rara vez en una novela veremos elementos que no sean texto ya que su propósito es ser leída sin distracciones de ningún tipo y por tanto la maquetación de la novela debe adaptarse a su propósito. En cambio, si vemos cualquier catálogo de productos la cosa cambia radicalmente. Veremos aparecer multitud de imágenes de los productos que se ofrecen junto con las características de los mismos. ¿Que sentido tendría hacer un listado con todos los productos sin mostrarlos a nuestros clientes? Al igual que ¿que sentido tendría realizar un catálogo con las imágenes de todos nuestros productos sin las descripciones y características de los mismos?

En este ejemplo vemos de nuevo la importancia de adecuar el diseño al contenido y como es el contenido el que marca en todo momento las pautas a seguir en el diseño de cualquier proyecto.

Con todo esto que os estoy contando no quiero decir que haya que dejar de lado la parte estética de las cosas, todo lo contrario, no hay que restarle ni un ápice de importancia, ya que un gran contenido mostrado de manera inadecuada es igualmente inútil.

A continuación os dejo unos ejemplo de como el diseño se adapta al contenido que debe mostrar.

El contenido es el rey

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Elies González
Elies González
Diseñador Gráfico y Web especialista en Wordpress. Freelance en eliesgonzalez.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies